01 agosto 2005

Malformación

Los hay que se dedican a la búsqueda de empleo con pasión, sea por necesidad o como verdadero (aunque peregrino) hobby. Sin embargo, es curioso como las empresas rechazan determinadas candidaturas por motivos absurdos: el peor, por demasiada preparación.
Quién no ha visto alguna oferta de trabajo en la que al final se añade "abstenerse licenciados". La cultura en la que nos ha tocado bregar favorece los puestos de trabajo inestables, mal pagados y, para colmo, llevados a cabo por las personas menos idóneas.
El sábado, el ministro de Trabajo declaraba que la intención del gobierno es reducir la temporalidad y (¿de qué nos suenan esta palabras..?) promover el empleo de calidad. Hay que desconfiar a estas alturas de que gobierno alguno, sea del signo que sea (si es que hay signos diferentes en los tiempos que corren), beneficie a los ciudadanos de a pie con unas condiciones de trabajo honrosas.
A cuento de lo que arbiera citaba hace unos días en un post, sospecho que deberíamos estar todos (los interesados, se entiende) en la calle día tras día, frente al ministerio de Trabajo, exigiendo que no tengamos que sudar la gota gorda para llegar a fin de mes.
Si alguien es aún escéptico, que me lo diga y le enseño mi nómina.

Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?