04 agosto 2005

Los opinadores

En los foros, en los debates, en los comentarios a los cientos de posts que encontramos en internet, siempre hay un número inmenso de personas que opinan y emiten juicios y opiniones. Muchos son interesantes, formulados por gente que entiende bastante sobre el tema en cuestión, o que, cuando menos, se ha tomado la molestia de informarse y documentarse y proporciona información que resulta útil o curiosa.
Sin embargo, hay una cantidad muy respetable de “opinadores” que forman una especie vergonzante. Los hay que no respetan unas mínimas reglas de educación o convivencia “internaútica” y vociferan insultos o críticas no fundamentadas, por el mero placer, supone uno, de ver su alias danzando por ahí en el ciberespacio. Otra mayoría son los que se enzarzan en cuestiones farragosas a cuento de alguna anécdota compartida con sus cuatro conocidos y correligionarios, que inundan los foros de mensajes de una privacidad machacona y cansina, porque el tema original se diluye en el fango que esos pocos forman con sus diatribas. Y otros, los menos, que opinan por opinar, con comentarios estúpidos o, en el peor de los casos, contraproducentes por la ignorancia que ostentan.
Cierto que internet es libre, libre para todos, y que cualquiera puede hacerse oír o, al menos, intentarlo (este blog es prueba de ello), pero el respeto al silencio y la importancia que tiene el saber escuchar parece haber desaparecido. Hablar por hablar puede resultar entretenido entre amigos, en ciertos momentos aburridos, pero no se puede convertir en el leit motif de cientos y cientos de páginas, donde cualquier energúmeno puede entrar y colgar dos docenas de comentarios absurdos sólo porque el eMule tarda en bajarle una película.
Seamos serios y constructivos. Internet se forma con las contribuciones de mucha gente, pero hay que separar el trigo de la paja, encontrar lo necesario y juzgarlo con prudencia. Tal vez deberíamos dejar los comentarios personales para el messenger.

Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?