28 julio 2005

Los políticos (que más que nunca han decidido convertirse en dictadores) se han refugiado en la excusa del terrorismo global para amparar cualquier tipo de medida que convenga a sus intereses. El mundo se está convirtiendo en un campo de batalla en el que todo vale, pero los que pagan las cuentas de las ínfulas de los de arriba son siempre los mismos. Los muertos en Irak se multiplican sin cesar, aunque los nombres y apellidos de las víctimas de los atentados de Londres parecen ser más importantes que las vidas incógnitas de aquellas gentes, que han sido invadidas y ocupadas por amor a la democracia.
Se pregunta uno qué clase de persona puede ser aquella que justifica las muertes por razones de ideología; ideologías, las más de las veces, adaptadas a las necesidades de cada cual, que normalmente son las de enriquecerse a toda costa.
Y ahora, disparar a matar. Pero matar... ¿a quién? NO MAS DISPAROS A MATAR

Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?