21 julio 2005

Fuego

Siempre las mismas actitudes repugnantes: los políticos peleándose como colegiales en el Congreso cuando la gente muere porque el Estado carece de medios suficientes para sofocar un incendio y evitar que se pierdan vidas humanas. Ruedan cabezas, sí, pero qué lástima que un país seco como es éste, donde los incendios aumentan año tras año y se conoce la amenaza que suponen, no esté equipado convenientemente para combatirlos. Es más sencillo tirarse los trastos a la cabeza después, cuando el mal está hecho. Algunos se frotarán las manos y otros echarán balones fuera, pero todo permanece siempre igual: la desidia y la indiferencia ante lo importante parece adueñarse de los políticos cada vez más, sin distinción de ideologías o partidos. Tal vez deberíamos votar en blanco, como alguien sugería, en las próximas elecciones.


Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?