30 julio 2005

Delitos y faltas

Se entera uno de que a Farruquito le han condenado a 16 meses de cárcel, desestimando la petición del fiscal de que estuviese encerrado por cuatro años. Esto significa, probablemente, que en apenas cuatro meses podrá estar en su casa bajo prisión preventiva. Se preguntaba un locutor de la radio si esta sentencia hubiera sido igualmente aplicada de haber sido un conductor anónimo el causante del atropello. Bien, se le puede contestar con rotundidad que no.
La justicia, como de todos es sabido, tiene el fiel de la balanza un poco oxidado y se suele inclinar hacia donde sopla el viento más fuerte, o que más aroma trae a dinero. Farruquito ha sido perdonado (pese a tener que pasar algunas semanas entre rejas) por matar a una persona, así de sencillo. Y ha sido tratado con guante de seda porque tenía detrás mucho dinero y mucho revoloteo mediático. La cuestión pura y simple es que una persona que no tenía carné de conducir atropelló a un peatón y acabó con su vida, dándose a la fuga después y mintiendo cuando posteriormente fue interrogado, y no castigar eso es una negligencia inasumible por la justicia.
Hace unos pocos días aparecía en un programa de Tele 5 ese conato de persona que es Dinio alardeando de haber aprobado el examen teórico de conducción y proclamando (¡por televisión!) que todos estos años atrás ha estado conduciendo sin carné. Cuántas personas verían ese programa y le reirían al esperpento cubano sus gracietas, sin caer en la cuenta de que eso constituye un delito y el tipo debería estar encerrado en una celda.
Pero, como siempre, el país de la pandereta se regocija con los animales mediáticos y ríe y aplaude sin cesar. Entretanto, la libertad de la que “gozamos” se ve amenazada por unos fanáticos que creen que la democracia consiste en robar recursos naturales a los más pobres de la tierra. Aunque lo que nos preocupe más sea que se casen dos hombre o dos mujeres.

Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?