10 junio 2005

Familias

El sábado 18 de junio el Foro Español de la Familia ha convocado una manifestación en Madrid contra el matrimonio homosexual, secundada por la Conferencia Episcopal y a la que acudirán diputados del PP, entre otras muchas personas. Es curioso que, ese mismo día, se celebre el concierto de Carlinhos Brown en plena calle; aunque, bien mirado, son dos tipos de espectáculos diferentes.
Lo que a uno le cuesta creer es que, a estas alturas, todavía haya quien se eche las manos a la cabeza por ciertas cosas, cuando el matrimonio es una institución libre y cambiante, no sujeta a reglas y que cada cual interpreta como le conviene. No me extraña que haya quien se exalte y se indigne, porque no es para menos.
Y es que es absurdo que la gente se lance a la calle a protestar por menudencias y majaderías cuando hay niños que son obligados a prostituirse, gente que en pleno siglo XXI muere de hambre y empresas que envenenan el medio ambiente para que sus propietarios acumulen tanta riqueza como el PIB de algún país africano.
Tal vez la Conferencia Episcopal debería dejar de mirarse el ombligo y no comprometerse con actos semejantes, cuando es público y notorio que el Vaticano tiene inversiones en industrias farmacéuticas responsables de la fabricación de la píldora anticonceptiva.
Basta de absurdos, por favor.

Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?