17 junio 2005

El estado del mundo II

Menudo día que se presenta mañana: manifestaciones, manifestaciones y más manifestaciones. A este paso, España va estar más tiempo en la calle que en su casa. Ojalá y los motivos fuesen respetables, y no se dedicasen a levantar pancartas todos esos que se arrogan la autoridad moral de decidir por los demás.
Sin embargo, dado el estado del mundo, a uno no le extraña que obispos, partidos políticos y otras instituciones de carácter moralizante se lancen con sus soflamas a la rúa, porque si la señora Botella se descuelga con declaraciones como ESTAS, pues qué se puede hacer; y eso que es concejala de Asuntos Sociales en Madrid, porque habría que verla en departamentos de propaganda... Y para que no se diga que todos son voces pseudo-progres, como muestra un botón.
Veremos qué ocurre después de tanta movilización: nada, obviamente, porque de ruido y furia está lleno el mundo y han pasado varios siglos sin que nos hayamos extinguido. Pero qué bueno sería despertarse un día y no leer titulares como los que leemos, ni escuchar declaraciones como las que escuchamos. Tal vez sería más práctico para todos dedicarse a paliar la miseria que aún persiste en todo el globo y dejarse de pequeñas e infructuosas disputas. La libertad es para todos, sin banderas ni pancartas, y todos deberíamos tenerlo presente.

Comments: Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?