09 junio 2005

De abusos y otras gaitas

Mientras el PP se adhiere a cualquier manifestación que se celebre en España, a favor de lo que sea, el joven español medio vive con sus padres, gana poco dinero, no tiene trabajo estable... pero es optimista. Acabáramos: si uno no es optimista, ¿qué le queda? O nos echamos todos a las drogas o a la calle; como esto último no será, pues habrá que darle a las vegetaciones.
Anoche, en el estupendo concierto que Carlos Nuñez ofreció en Madrid, el público (entregadísimo) aguantó en pie diez minutos, al final del espectáculo, coreando y aplaudiendo, hasta que consiguió que el gaitero apareciese de nuevo en escena para arrancarse con la última canción.
Y se pregunta uno: ¿qué habría que hacer para que esa misma unión, ese mismo espíritu, nos conmoviese a todos para exigir una calidad de vida digna, una igualdad de condiciones laborales y salariales, seguridad en el puesto de trabajo, asistencia y ayudas para las madres trabajadoras, etc.? ¿Es que no hay nada, ningún motivo (y como si hubiera pocos: las subidas del IBI del señorito Gallardón, las obras, el encarecimiento del transporte público, el precio de la vivienda, la inestabilidad laboral...), que haga que nos manifestemos y les pongamos los puntos sobre las íes a los cuatro que nos desangran?
Sin embargo, seguro que todo el mundo anda preocupado por el empate de ayer de la selección nacional. Cualquier día de estos cuelgo aquí la cuenta de resultados de mi empresa y mi nómina, para que los que lo vean se echen a llorar.

Comments:
me gustan las definiciones de magdalena y fénix :O)
está quedando una bitácora de lo más maja ;O)
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?