23 mayo 2005

Populacho

La Boda Real vuelve a nuestras pantallas para deleite de la ciudadanía y el pueblo, más plebe que nunca. Por si no fuera suficiente con los preparativos del año pasado, los fastos, los gastos, las flores y la cobertura mediática, al año de feliz matrimonio, capítulo siguiente. Como cualquier pareja normal, vamos.
Yo me centro en el mobbing que sufro (tendré que recurrir a Iñaki Piñuel) y en las consecuencias trágicas para mi autoestima. Lástima que los convenios colectivos y los comités de empresa sean leyendas casi olvidadas; así nos luce el pelo, con los sueldos a la altura de las tuneladoras de Gallardón y los derechos del trabajador sirviendo de suela.
Es curioso, porque este blog tenía vocación cultural, pero, según pasan los días, se ve uno más combativo y resuelto, como dando salida en estas líneas a esas frustraciones ante las injusticias que no se podrían expresar de otra manera. Pero acepto enmiendas, conste, porque soy sensible a las críticas. Máxime teniendo en cuenta que casi nadie leerá estas líneas, así que no habrá mucho que enmendar. El tipo de letra es ya más grande, ojo...
Y un saludo y unas gracias desde aquí a Iulius por incluir este blog entre sus recomendados.
Mañana más.

Comments:
Sí que se lee mejor ahora :O)
Mantén el ánimo y la retranca: lo de las tuneladoras me ha hecho mucha gracia :OD
Saludos
 
Publicar un comentario



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?